¿Qué es una dieta?

Una dieta consiste en una reeducación nutricional, insertada en un estilo de vida saludable que incluye una serie de buenos hábitos, tales como:

  • Evitar un estilo de vida sedentario realizando al menos 15 minutos de ejercicio físico diario
  • Dormir al menos 7 horas al día
  • Evita situaciones estresantes
  • Beber al menos 2 litros de agua al día

Las dietas para adelgazar son programas que explican los alimentos que deben tomarse durante ciertos períodos de tiempo. Generalmente incluye una lista de sugerencias sobre cómo preparar, cocinar y organizar comidas para lograr un cambio en el peso corporal. Para obtener buenos resultados es absolutamente necesario que la dieta sea personalizada y adaptada a los hábitos y estilo de vida de cada paciente.

El especialista debe enseñar nuevas formas de cocinar los alimentos para que la comida siga siendo apetecible. También hay que trabajar con el paciente las emociones para controlar la ansiedad, el estrés o cualquier dificultad que pueda tener en este proceso.

 Objetivos de una dieta

La mayoría de las veces, una dieta se prescribe con el propósito de perder peso, sin embargo, en algunos casos, las razones pueden ser diferentes, como las dietas restaurativas o los requisitos dietéticos para ciertas enfermedades como la diabetes.

Elegir seguir una dieta no es solo una cuestión de pérdida de peso, sino sobre todo, una opción de mejora general del estilo de vida, que traerá numerosos beneficios no solo estéticos. Además, una buena alimentación ayuda a prevenir la aparición de algunas enfermedades crónicas relacionadas con el sobrepeso (diabetes, trastornos cardiovasculares, hipertensión, etc.).

Los especialistas advierten sobre el riesgo de las dietas milagro ya que al no tratarse de dietas sanas y equilibradas, pueden acarrear secuelas negativas sobre el organismo como déficit de proteínas, efecto rebote, pérdida de líquidos y masa muscular entre otros.

 ¿Quién es el candidato ideal?

Se define el sobrepeso y la obesidad como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que representa un riesgo para la salud, generalmente causado por una mala nutrición y un estilo de vida sedentario”. 

El parámetro utilizado para establecer el sobrepeso es el IMC: el índice de masa corporal, que mide la proporción de grasa en relación con la masa magra y se calcula dividiendo el peso del sujeto por sus dimensiones en metros cuadrados (kg / m²). Dependiendo de su IMC, estarás en una de las siguientes categorías:

  • <18.5 bajo peso
  • 18.5 – 24.9 peso normal
  • 25 – 29.9 sobrepeso
  • > 30 obesidad

¿Cómo hacer una dieta?

Según los profesionaleses fundamental que sea una dieta personalizada elaborada después de conocer la historia clínica detallada del paciente, realizar una encuesta de hábitos alimentarios y practicar una exploración física que incluye peso, talla, cintura, porcentaje de grasa corporal, masa muscular, etc. Una vez que se tienen todos estos elementos, se preparará una dieta adaptada a los gustos del paciente para que sea más fácil de seguir.

Después de la primera consulta es esencial ser constante durante las visitas de seguimiento, ya que permiten monitorear las mejoras del paciente y modificar el plan para adaptarlo a sus necesidades. En esta ocasión, el médico anotará tus medidas y tu peso y podrá seguir tus mejoras junto con a ti paso a paso.

La duración de la dieta dependerá del programa definido por el nutricionista o dietista. La dieta puede ser un cambio desafiante, nuestro consejo es solicitar siempre una dieta que se adapte a tus necesidades (y tus patologías si es necesario) y acompañarla siempre con una actividad física adecuada. Siéntete libre de hablar con tu médico acerca de tus dificultades, te ayudará a superarlas.

Los profesionalesapuntan que el objetivo fundamental en el tratamiento del sobrepeso es conseguir una pérdida de grasa de forma sostenible. Es decir, que se pueda mantener a lo largo del tiempo gracias a unos hábitos dietéticos y de ejercicio físico saludables.